martes, 24 de abril de 2007

Complejo Arquitectónico de Lurifíco



HACIENDA LURIFICO
El conjunto arquitectónico Lurifíco, se encuentra ubicado en el Km 698 de la carretera Panamericana Norte, en la jurisdicción de Chepén, en la ex Hacienda y luego Cooperativa Lurifíco, hoy Asentamiento Humano. Está construido casi en su totalidad con barro y adobe, utilizando en pocos espacios el ladrillo.
Lurifíco, fue sede en el siglo XIX, por unos días del cuartel de Simón Bolívar, en su paso de Lambayeque a Trujillo. Asimismo en esta ex hacienda funcionó la única fábrica de alcohol que hubo en el Perú de ese entonces, además las fábricas de jabón, azúcar y aceite, trabajados por esclavos chinos, de cuya existencia quedan como evidencia los galpones.
Conjunto arquitectónico sui generis, catalogado por García Bryce, de estilo pintoresquita y exótico, de decoración ecléctica e inspiración medieval. Estilo que solo se da en dos lugares en el Perú, junto al de la hacienda Unánue en Cañete.
Este bello conjunto arquitectónico, es un monumento nacional, según R.S. 505-74-ED del 05-12-74 bajo la denominación “CASA Y DEPENDENCIA DE LA ANTIGUA HACIENDA LURIFICO”.
JOSÉ BALTA EN LURIFICO
En Lurifíco han estado personajes importantes de la historia nacional, entre los que destacan el coronel José Balta, los ingleses Enrique Meiggs, Federico Ford y Auguste Dreyfus.
Balta fue primer arrendatario en Lurifíco (1862), pero en 1866 compró la hacienda pagando por ella 150,000 pesos, permaneciendo como propietario aunque no residente, hasta el 07 de octubre de 1871 en que la vende por 300,000 soles Enrique Meiggs.
En 1870 Balta mandó construir la Acequia Lurifíco, que atraviesa ahora, toda la ciudad de Chepén, sobre una franja de tierra que le obsequiara el hacendado de Talambo Ricardo Salcedo, llevando así directamente agua a sus tierras, propiciando una mayor producción. Posteriormente, fue el inspirador de la instalación del Ferrocarril Pacasmayo – Guadalupe.
Enrique Meiggs es llamado “El hombre de los ferrocarriles” en el Perú, pues fue el encargado de instalarlos casi todos en nuestro país.
En cuanto a Dreyfus, dejó la hacienda Lurifíco a cargo de su esposa, Doña Luisa Gonzáles de Dreyfus, y él se dedicó al negocio del guano de islas.